Eddie González

Miembro de la junta directiva del HALC

Fernando Balbuena

Eddie González

Tarrytown, NY
Ocupación anterior: Corredor de Bienes Raíces

En 1995, Eddie González ya había pasado 13 años en la industria de bienes raíces. Era propietario de dos oficinas y recibía ingresos de seis cifras como vendedor y administrador de propiedades. “Me estaba quemando, porque trabajaba entre 70 y 80 horas a la semana”, recuerda Eddie. “Ya fuera tratando de salvar una venta, capacitando sistemáticamente a nuevos agentes o haciendo frente a inquilinos complicados, sentía que estaba todo el tiempo disponible y apagando fuegos constantemente. Y, a pesar de que ganaba bien, me di cuenta de que no era dueño del negocio. Yo era propiedad del negocio

“Cuando me hicieron una presentación de Primerica en aquel mes de mayo, inmediatamente identifiqué todos los componentes clave necesarios para la construcción de una enorme organización que mi negocio de bienes raíces no tenía... recursos ilimitados, respaldo ilimitado, educación financiera, y un entorno de liderazgo – todo sin tener que pagar por la franquicia.1 Primerica había desarrollado un sistema comprobado por el tiempo. Todo lo que yo tenía que hacer era aplicarlo.

“Primerica me facultó para no ocultar nada y brindárselo todo al equipo, algo que siempre había estado buscando. Considero que competir es la clave del crecimiento, pero capacitar a nuestra propia competencia es algo contradictorio. En la industria de bienes raíces, los mejores miembros del equipo se perfeccionan y entonces se marchan. En Primerica, todos se perfeccionan ¡y usted puede ser exitoso! Usted aprende, ¡y luego lo comparte!”

Ahora, después de 20 años, Eddie y su Socia2, Sandra, han construido una organización enorme. “Este negocio ha sido formidable para nosotros”, afirma Eddie. “Gracias a Primerica, hoy vivimos una vida muy diferente. Ahora el dinero no nos controla. Nuestra hija asiste a la mejor escuela. Hemos viajado a destinos de ensueño, somos dueños de una hermosa casa, y estamos construyendo un legado familiar con nuestro hijo, quien también tiene licencia y está construyendo su propio equipo.3

Cómo construir

“Vivo como lo que he dado en llamar las “Tres L para Construir”. LEARN (CONOCER) a las personas. LOVE (AMAR) a las personas. Y ¡LEAD (DIRIGIR) a las personas! Lo único que las personas esperan de usted es que usted crea en ellas y ¡les enseñe cómo ganar! Ganar no es una opción. ¡Ganar es una responsabilidad! Eso significa que usted debe mantenerse actualizado en cuanto a la dirección y la tecnología de la compañía. ¡No trate de reinventar la rueda! ¡Solo tiene que hacerla girar más rápido!”


Quiénes somos

La Oportunidad

HALC